Consulta, ¡ya!

SEP, 21, 2017 | 00:05

Paco Moncayo Gallegos

En octubre de 2016  el Acuerdo Nacional por el Cambio, expresión plural y democrática de organizaciones  sociales y políticas progresistas, consideró necesario debatir y acordar un Plan de Gobierno, antes de tratar el tema de las candidaturas. Sirvieron como insumos  los proyectos presentados por varios participantes. El diagnóstico era coincidente: el  caudillismo clientelar y autoritario afectó a los fundamentos esenciales de la democracia mediante el control de las funciones del Estado y la desmovilización de la participación ciudadana; el sistema de representación política se degradó para instalar un modelo de partido único, mediante el control de la Función Electoral y patrocinando la proliferación de movimientos y partidos políticos débiles y no ideológicos y la corrupción campeaba en la administración, protegida por políticas públicas que amparaban la impunidad.

Para corregir esta deplorable situación, el Acuerdo  estableció el restablecimiento de una democracia plena, política, social, económica y territorial; consolidar un Estado constitucional de derecho con división e independencia de los poderes del Estado; reforma del sistema de partidos  y de la función de control electoral, que permita una expresión libre y respetada de la voluntad popular;  fortalecimiento de la participación ciudadana como una forma de enriquecer la democracia, asegurando la  autonomía  de la sociedad civil para organizarse y expresarse; supresión de las organizaciones paraestatales creadas por el régimen; promoción  de la ética pública y la lucha contra la corrupción con autoridades de control independientes; administración democrática de las empresas públicas y  la creación de comisiones cívicas contra la corrupción.

Para esta monumental tarea se requería reformas inmediatas a normas constitucionales y legales. El debate se centró en la forma de lograrlo. Enrique Ayala Mora planteó la necesidad de una Constituyente y otros pensamos que, dadas las circunstancias, sería preferible una consulta para, de manera quirúrgica, cortar por lo sano el cáncer del caudillismo que había impedido el desarrollo material y espiritual del pueblo ecuatoriano en una década desperdiciada. 

 

[email protected]

 


 

Más Noticias De Opinión

Un baño de verdad y justicia

00:15 | | Mostrar la cara tiene sus riesgos y el Fiscal General del Estado lo hará hoy en el juicio político al que lo someterá la Asamblea Nacional.

Atención a extranjeros

00:10 | | Es un secreto a voces que la crisis económica llevó a que los hospitales públicos no cuenten con suficientes medicamentos e insumos para paliar  las necesidades de los pacientes.

Premiar la excelencia

00:05 | | Por décima ocasión, Fundación para la Integración y Desarrollo de América Latina (Fidal), realiza la premiación de los mejores maestros de Ecuador y también de Iberoamérica.

GALERIA DE VIDEOS