Secciones   /   Policial

Golpeadas por defender a su madre

FEB, 25, 2020 |

HECHOS. La menor fue golpeada con una botella. (Foto para graficar)

A las afueras de la Unidad de Vigilancia Comunitaria (UVC) estaban Ana y Camila (nombres protegidos por ser menores de edad) de 13 y 9 años respectivamente, junto a varios de sus familiares que esperaban la audiencia de quien les dejó varias lesiones en el rostro.

A pesar del viento frío que corría por el lugar ellas, solo esperaban que se haga justicia.

La gresca

María Isabel, madre de las menores, comentó que ella como todos los años empezó a colocar bancos y sillas en la calle Bolívar en la intersección con la Maldonado cuando uno de los comerciantes del lugar empezó a lanzarle improperios.

En sus gritos le decía que no podía colocarse en el lugar supuestamente porque él ya tenía ese espacio ocupado con alrededor de 30 sillas.

“Hasta el dueño de casa que ya nos conoce por mucho tiempo le dijo que aprenda a compartir que para todos había espacio”, comentó María Isabel.

Sin embargo, de la versión dada por la madre de las menores, de los gritos e insultos el sujeto se habría lanzado contra ella y le dio un puñetazo en el rostro.

La mujer cuenta que como el desfile de la FFF estaba por comenzar lo dejó pasar, pues tenía que seguir con su trabajo.

El evento terminó y María Isabel con sus familiares se fue a almorzar. Mientras comían el sujeto con el que habían tenido el problema en la mañana se habría molestado nuevamente y supuestamente se abalanzó contra la madre de las menores.

Al ver esto Ana salió en defensa de su madre y en ese momento la alcanzó un vidrio con el que su madre iba a ser golpeada. Así se le abrió una profunda herida desde la parte derecha de su labio inferior hasta su quijada.

Luego el hombre habría roto otra botella y nuevamente se habría ido en contra de María Isabel y fue en ese momento en el que con tan solo 9 años Camila se interpuso y la botella golpeó su rostro.

“Yo veía la sangre y como había tanto caos en la calle no podía llegar la ayuda, así que con mi familia llegamos hasta una clínica en donde la atendieron enseguida”, puntualizó la mujer.

Del mismo modo atendieron a su hija menor a quien hasta ayer se le evidenciaban los golpes en el lado derecho del rosto a la altura de la nariz y el pómulo.

Pedido

Familiares de las afectadas señalaron que el supuesto agresor habría solicitado a una tercera persona para que hable con ellos y así poder llegar a un arreglo.

Así representantes del sujeto pagaron la cuenta de la clínica, sin embargo, Ana requeriría de una cirugía plástica para que su cara no quede ‘lacrada’, pues esa herida le recordaría toda la vida como un sujeto la agredió por defender a su madre.

“Nosotros solo queremos que sean justos, él lastimó así a mi hija, así que debe pagarle la cirugía, nosotras estábamos indefensas cuando nos agredió”, finalizó María Isabel. (NVP)