Juego limpio

MAY, 19, 2019 | 00:05 - Por FABIAN CUEVA

Fabián Cueva Jiménez

El fútbol es un espacio de actividad social que genera grandes noticias, sentimientos, injusticias y fanatismos, moviliza masas y por eso es muy popular en el mundo. No precisamente sirve para solucionar problemas de sus seguidores, es una válvula de escape, borra momentáneamente ingratas situaciones personales y familiares.

Desde nuestro enfoque, es un “instrumento  indispensable para la educación y la formación de nuestros jóvenes”, tal cual como lo concibe el español Vicente Del Bosque. 

En Ecuador el fútbol profesional creo se convulsionó. Otro español, Ismael Rescalvo, entrenador calificado (¿?), se separó de un equipo en pleno campeonato para ir a otro, abandonó un proceso y a jóvenes deportistas que aspiraban a un crecimiento físico- intelectual y supuestamente en valores y actitudes. Increíble, se cortó  por más dinero.

El tema tratado por los actores en todos los medios de comunicación dejó, para los afectados: indignación, decepción por la deslealtad y la ausencia de  “juego limpio”; para el renunciante: sencilla y fríamente un contrato cumplido; para los del nuevo equipo,  el aprovecharse de la simpleza en la firma de un compromiso con salida legal; y, para otros: una conducta impropia de los “grandes”, la desconfianza, rechazo y repudio. 

Ser Director Técnico es una profesión que conlleva a más de ética personal, la de su oficio; es decir, el cumplimiento de principios y de éstos, uno básico, el de la buena fe, que significa ejercer con rectitud, franqueza y honestidad, sin engaños.

El impacto  en la educación de estos malos ejemplos es real y repulsivo, esas conductas confunden a niños y adolescentes, pues mientras las actitudes de los padres y profesores son decentes, las que se producen en ese ambiente futbolero terminan desorientando. Unos educan y otros, deseducan.

La Constitución ecuatoriana burlada, Art 83, Nro. 12, obliga a “ejercer la profesión u oficio con sujeción a la ética”. Otra vez apareció el homo “vivisimus”, el que “juega como vive”, para ganar partidos, sin moral alguna.


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS