Disfrutar sin culpas

MAY, 19, 2019 | 00:30 - Por MARIANA VELASCO

Mariana Velasco

En el siglo XXI, entre los valores que deberían exaltarse, está el de asegurarse de que la maternidad se decida con plena conciencia en vez de constituir una imposición. Al Estado le corresponde respaldar, más no coaccionar. 

Si una mujer decide ser madre, debe tener apoyo para llevar a cabo esa labor: educación gratuita desde la guardería y un buen sistema de salud que la acompañe durante la crianza. Si otra decide no serlo: facilidad para disponer de su cuerpo. Sería la forma de honramos a nosotras mismas, buscando un equilibrio entre la realización personal y las obligaciones de la maternidad, para disfrutar sin culpas ambos aspectos de nuestra vida.

Poco se habla de la cantidad de trabajo que la maternidad representa; de la pérdida de libertad, intimidad y tiempo para realizarse profesionalmente que implica la crianza de los hijos. No todos abordan el tema por miedo al juicio negativo de la sociedad.

De las “supermadres” habla Lina Meruane en ‘Contra los hijos’, donde nos describe como mujeres extremadamente ambiciosas, que aspiran a la perfección en todos los aspectos de la vida y que la mayoría de las veces mueren en el intento. 

Hace más de cuatro décadas, en Dublín conocí la obra de la autora inglesa, Virginia Woolf, una de las principales escritoras y ensayistas británicas del siglo XX, tanto por su producción literaria como por su trabajo como editora y activista a favor de los derechos de la mujer. Su libro ‘Una habitación propia’ me acompaña en la lucha por conseguir la igualdad de la mujer.

Por fortuna las cosas han cambiado en los últimos tiempos. Ser madre, no es una obligación tácita y el costo emocional de abstenerse, ya no existe. Mientras, pienso en mi hijo que un día engrosará el ejército de la infelicidad de los huérfanos…


[email protected]

COMENTA CON EL AUTOR

[email protected]

Más Noticias De Opinión

Día Mundial del Refugiado

00:45 | | Abandonan sus familias, sus amigos y trabajos, sus escuelas y sus países huyendo de la violencia, las injusticias, los conflictos sociales y políticos, la persecución y las guerras, y de formas abiertas o enmascaradas de opresión.

Solo queremos un país seguro

00:40 | | Soy el segundo de doce hermanos de los mismos padres. Mi infancia fue bonita, hasta que un día llegó a nuestra finca un grupo armado al margen de la ley.

Hola, hijo…

00:35 | | Mi Dios te bendiga y te proteja. Espero estés bien. Ya estás hecho un hombre. Sabes, te echo de menos todo el tiempo. Más que mi hijo, eres mi compañero.

Sin fronteras

00:30 | | Hace aproximadamente 15 años llegué a Ecuador, dejando todo atrás: la escuela, amigos, familiares, mi casa, mi pueblo, mi país, mi todo.

Juntas

00:25 | | Las Mujeres Unidas del Pacífico somos 21 mujeres adultas de diversas edades que nos agrupamos para sobrellevar las distintas afectaciones emocionales (ansiedad, estrés, alteración del sueño, entre otras) provocadas por haber tenido que salir de nuestro país de origen...

Tenemos derecho a rehacer nuestra vida

00:20 | | El 13 de noviembre de 2018 llegué a Tulcán como refugiado después de huir de Colombia.

No hay último destino

00:15 | | Aún hoy me cuesta creer que fui desplazada por segunda vez. Salí de Colombia en 1975, a los 19 años, con toda mi familia a Venezuela, que en ese momento era el país que ofrecía más oportunidades.

La perfección de los caracoles

00:10 | | No pertenecer a ninguna parte es la sensación del migrante o refugiado en el país que lo recibe, pero antes, también fue un extraño sin cabida en el país del que salió. 

Luz de esperanza

00:05 | | Mi historia como refugiada es algo que nadie quisiera vivir. Nunca podré olvidar ese 2 de agosto de 2012.

COLUMNISTAS